El debate de Van Gogh

¿Sabes qué?

Hay una cosa importante que no he explicado aún: de qué va la tesis exactamente. A riesgo de crear un poco de confusión después de todos los post sobre historia, me gustaría aclarar que la tesis NO es sobre historia del calzado y su evolución. (Como me han preguntado varias veces). Es un poquito más aburrida, aunque sea de arte. Lo que estoy estudiando es uhmmm… a ver, lo explico en plan técnico: estoy investigando sobre “el debate de los zapatos de Van Gogh en la teoría del Arte Contemporáneo”. Dicho así cambia la cosa, ¿verdad?

Resulta que Van Gogh pintó unos zapatos. Bueno, no, pintó muchos cuadros de zapatos pero Martin Heidegger escogió Viejos zapatos con cordones (1886) para “ilustrar” su teoría sobre el origen del arte. (Un rollazo filosófico). Según su teoría, el origen del arte estaba en la naturaleza y esos zapatos pertenecían a una campesina, a la tierra. Después llegó el crítico de arte Meyer Schapiro y dijo que nooo, que los zapatos pertenecían a Van Gogh y los pintó estando en París. Que los zapatos eran de ciudad no de campo. Estuvieron discutiendo varios años sobre el tema. Por carta claro, todo en plan educado. Hasta que en el 1978 llegó Jacques Derrida, que era otro filósofo muy lúcido y dijo que esos zapatos no eran ni siquiera un par (¡!) Escribió toda una conspiración sobre los cordones y “deconstruyó” la obra de Van Gogh y los textos de los autores anteriores. Los zapatos no pertenecían a nada, excepto a ellos mismos, digamos. (Sí, es un poco enrevesado). Al debate se unieron más y más teóricos… y así hasta hoy. Bien, eso es lo que estoy investigando, teoría estética sobre el arte modernista y postmodernista (y actual, que aún no tiene nombre fijo) pero a través de obras de arte de zapatos.

De ahí que primero estudie la historia del calzado. Necesito saber cuando apareció el “concepto” del zapato, sus primeras representaciones y cómo éstas evolucionaron. Es importante e influye en todo lo anterior, obviamente. Incluso los zapateros cobran importancia. Ya en Egipto aparecían representados y tenían la misma “posición social” (casi) que los escribas. Y tienen hasta su propio santo, San Crispín y San Crispiniano (eran dos hermanos) y lo celebran el 25 de Octubre. Pues eso, que primero tengo que estudiar cómo y por qué el zapato se convirtió en un objeto de culto y tan importante para nosotros. Incluso aparecen nombrados bastantes veces en la Biblia. (O_O) Hay un estudio sobre la importancia de las sandalias de Jesús. Lo explicaré más adelante, cuando lleguemos a ese tiempo. (A ver qué os parece…yo por ahora no estoy muy de acuerdo…) Pero antes vienen los griegos y los romanos (sobre todo estos últimos, que ya entonces eran los más fashion en cuanto a moda y zapatos)

Hoy acabo pronto, que me ha dicho mi abuela que mis post son muy largos y que “no se puede parar tanto rato a leerlos”. (Normal, tiene más vida social que yo. Abuela, te comprendo, no pasa nada)

p.d. Solamente quería aclarar de qué va la tesis exactamente porque a partir de ahora la cosa va a ir más de arte que de historia. Aunque hay una parte que me gusta mucho y tengo muchas ganas de escribir sobre ello: los zapatos en la literatura. Hay un montón de cuentos (y no tan cuentos) sobre zapatos. La Cenicienta y demás…ya sabéis.