En busca de los zapatos perfectos

Ayer hice un viaje. Fue el primero del que (creo) serán muchos viajes importantes. Fui por primera vez a Elche en busca de los zapatos perfectos. Ahí, a la aventura, en el fin de semana más frío de por lo menos los últimos tres años (¿?) a las tantas de la madrugada, Novio, nuestro coche (Totoro) y yo. Y a pesar de la paliza, fue un viaje increíble. A veces no hace falta irte a Londres (por ejemplo) para hacer un viaje interesante. No sé, a veces sólo hace falta probar una comida diferente y reírte porque no has acertado, RockFm a todo volumen o emocionarte escuchando los Goya por la radio. Y digo esto porque creo que fue un poco significativo: 400 km a las tantas de la noche pensando en cómo carajo vas a conseguir lo que quieres mientras escuchas a gente que habla sobre conseguir sueños, sobre resistir y sobre lo importante que es amar lo que haces, y además haciéndote reír y llorar a partes iguales. En fin, no sé muy bien porque estoy escribiendo esto esta mañana, creo que he dado un paso importante y todavía no sé adónde…y quería compartirlo con vosotros. Mientras “clarea” (como dicen en mi pueblo), seguiré  “amando” lo que hago y trabajando mucho. No es que quiera conseguir un Goya, soy pésima actriz vaya, con seguir conservando la ilusión me basta.

Y si fracaso, pues no pasa nada, un par de días viendo la Bridget Jones y vuelta a empezar.  XD

p.d. La foto es de Garance Doré, que de zapatos y estilo sabe bastante.