Me he enamoriscao

¡Ay, ay, ay! Que me he enamoriscao.

Ocurrió el jueves por la tarde. Y no, no fue de una prenda de Maje, como me suele ocurrir tres (u ocho) veces al año. No, es real y me da un poco de vergüencilla… Se trata de Lucas Vidal. Compositor con cierto aire de pillín.

Todo empezó hace ya unos pocos años, mientras veía Españoles por el Mundo. Él llevaba poco tiempo en Los Ángeles pero se había labrado ya una buena carrera. Un crack, vamos. Recuerdo que dije: “Anda, que chaval más simpático (Y que guapote, se parece un poco a Novio…). Y hace bandas sonoras… qué interesante… Y mira cómo improvisa una historia… ¡UAUUUU!” Es que verás, en esta casa somos MUY peliculeros y MUY de bandas sonoras. De hecho, excepto cuando voy al “bosque-parque”, estoy tooodo el tiempo escuchando bandas sonoras o radio clásica.

Todos los momentos importantes que recuerdo, los recuerdo con música de películas: cuando mi padre me mandaba a por algo mientras cogíamos aceitunas y yo me “perdía” por el “bosque”… Alan Menken, Pocahontas. Las “investigaciones” con mis hermanos por el río… Jonh Williams, Indiana Jones. (Oh, my Harrison!). Con mi bici de camino a la facultad… Giorgio Moroder, Flashdance. Mi primer adelantamiento con mi Forito, a dos camiones juntos, un subidón porque temblaba hasta el espejo retrovisor… Bernard Herrmann, Ciudadano Kane (Durante un tiempo me volví loca con esta película). Cuando Novio me conquistó… James Newton Howard, The Village. Para que te hagas una idea, mi Spotify está llena de bandas sonoras y solo una playlist para mover el culo.

Por eso el jueves me enamorisqué, porque fui a un concierto de Lucas Vidal en el Teatro Real. Y fue, INCREÍBLE. Increíble es poco. Qué majo, qué simpático, qué gracioso y qué talentazo que tiene. Y además llevaba zapatillas rojas. (Sí, sí, iba con zapatillas rojas, tan normal el tío). Nada más salir al escenario me conquistó. Si a eso le sumamos que interpretó a Jonh Williams… pues en fin, que estoy in love total. Como cuando me dio por Robert Pattinson, pero esta vez, digamos que de forma más intelectual. Una cosa platónica de éstas en las que estás escuchando todo el rato su música, incluso la de Fast and Furious 6.

Y es que verás, yo era una cateta de campo que no había visto ni E.T. ni StarWars de pequeña (las he visto todas ahora, en plan maratón). Cuando esta cateta se fue a estudiar fuera descubrió a Hitchcock y Bernard Herrmann y alucinó cómo la música creaba imágenes. Y ahí fue cuándo empecé a estudiar a Jonh Cage y a un montón de pirados de arte y cine que contaban cosas con “imágenes”. Hasta con los silencios se crean imágenes. Por eso, ver, así, de primera mano a un chaval tan joven con ese talento, con esa capacidad y además tan simpático… ¿no te parece increíble? Yo todavía estoy alucinando. Sería como conocer a George Lucas (ahora que he visto cuatro documentales sobre la Guerra de las Galaxias comprendo porqué es todo es tan importante). Lo que pasa que Lucas Vidal es bastante, bastante más atractivorro, y claro… Pero como es plátonico de admiración, y además vive en Los Ángeles (Jajajaja!), pues no pasa nada.

Así que si estáis por Madrid el día 25, de verdad, de verdad que es el plan perfecto para terminar ese día. Es toda una experiencia. ¡La música de Jurassic Park en directo! Ese chico levantó a todo un teatro. Y además, ésta es una de las canciones más bonitas que he escuchado últimamente. Y definitivamente, la mejor versión.

p.d.: Por aquí hay alguien que cuando lea el post va a decir: “¡Divorciooo!”, como cada vez que llegan cargamentos de zapatos. Pero en fin, la vida… jajajajaja.