Prêt-à-porter en las Antiguas Civilizaciones

¿Sabes qué?

 

Veamos, la moda de los zapatos en las Antiguas Civilizaciones es como la moda actual, cada uno se pone lo que le da la gana, pero simplificado por el tipo de clima, geografía y ahora también, condición social. En ese tiempo ya había tres tipos de calzados bien diferenciados: sandalia, bota y zapato.

La primera sandalia surgió en el Antiguo Egipto alrededor del 3.100 a.C (1ª Dinastía) y aparecen en un bajorrelieve que muestra a un sirviente llevando en los brazos las sandalias reales caminando detrás del Rey Namer. Aunque durante los primeros tiempos tanto el pueblo como los nobles y el faraón iban descalzos, se observa como la sandalia pasa de objeto utilitario a objeto con función social. Sobre todo por el significado que adquiere a partir de algunas costumbres y rituales. (Eso lo explicaré más adelante porque es muy interesante. En ese tiempo surge la simbología de los zapatos tal y como la conocemos)

En una excavación de un templo de la ciudad de Brak (Siria) en 1938 se encontró un zapato de arcilla con la punta curvada hacia arriba y está también fechado alrededor del 3.000 a.C. Personalmente creo que en ese tiempo Siria pertenecía al Imperio Sumerio (o tenía influencia). Los sumerios, aparte de inventar la rueda o la escritura también fueron pioneros en hacer zapatos de diseño con punta curvada y pompón y adoptar la sandalia como “zapato de interior”. Hay una escultura de aproximadamente el 2.600 a.C. que muestra a un héroe con este tipo de calzado. Con el tiempo, esta moda llegaría a ser de uso exclusivo del rey. Aunque la forma se extendió a Asia Menor, reino de los Hititas, lo cuales la convirtieron en parte de su atuendo nacional, como se representa en los bajorrelieves del Santuario de de Yakilikanya en 1275 a.C.

Pero la influencia de la punta curvada continúa. Los fenicios por ejemplo, que eran unos viajantes aventureros, llevaron este zapato a Chipre, Micenas y Creta. Y estos a su vez los llevaron a Egipto. En una de las decoraciones de la tumba de Rekhmire (18º Dinastía, 1550-1558 a.C) se representa a los cretenses con botas al tobillo de punta curvada. (Entre Mesopotamia y Egipto no había mucho contacto. Los egipcios eran muy suyos)

Esta moda no duraría mucho. Cuando los Asirios subieron al poder (siglo IX – VIII a.C) la bota de media caña y las sandalias con correas se convirtieron en los nuevos “must”, tal y como aparecen en muchas de sus esculturas y bajorrelieves. A Ciro II el Grande, fundador del Imperio Persa Aqueménida esta moda de las botas hasta la rodilla le pareció perfecta para sus soldados, aunque estableció una altura homogénea para todo su imperio. (Era un pelín controlador y quería un ejército efectivo, no estiloso) Aunque también se han encontrado representaciones de zapatos más elaborados, con cintas entrelazadas y materiales flexibles. Como conquistaron casi todo oriente esta moda se extendió. Hasta que llegó Alejandro Magno, claro, que lo reconquistó todo de nuevo e incluso llegó a la India y a China. Pero eso lo contaré la semana que viene. Los “Pies de Loto” merecen un post aparte.

Una cosa más antes de acabar. Casi todos estos conocimientos se han podido investigar y demostrar por todas las vasijas, tablillas, esculturas, pinturas, escritos, templos, tumbas y demás descubrimientos arqueológicos que se han encontrado a lo largo de la historia. Es una pena que se esté haciendo ESTO y ESTO y no se haga “nada” (oídme, hombres poderosos del mundo) para impedirlo. (¡Parece que no hemos aprendido nada! (Joe!))

p.d. La foto es un mapa casero para explicar las modas. Aunque hay que ver su evolución en su contexto histórico. Todo esto ocurre desde el 3000 hasta el 700 (aprox.) a.C. y antes no había Internet, …ni siquiera libros…